Home Page

Saturday, 21 September 2013

“Karl Marx después de la edición histórico-crítica (MEGA2): Un nuevo objeto de investigación”: Roberto Fineschi

Gracias a los amigos de Laberinto y Marxismo critico

Fuente: http://marxismocritico.com/2013/09/20/karl-marx-despues-de-la-edicion-historico-critica-mega2/


“Karl Marx después de la edición histórico-crítica (MEGA2): Un nuevo objeto de investigación”: Roberto Fineschi


I. Introducción
La exégesis marxiana tiene un larga historia: nace con el propio Engels, a quien correspondió en primer lugar el deber de «defender» la obra del amigo, y ha continuado hasta nuestros días, a través de las interpretaciones más diversas, la mayor parte de las cuales se etiquetan genéricamente con el término de «marxismo». Sería inútil dar una lista de autores, que a los lectores resultaría previsible ya que se trata, en efecto, de nombres célebres.
Todas estas lecturas se han basado, como no podía ser de otro modo, en textos ya conocidos de Marx. Es por ello que han habido puntos de ruptura, por ejemplo con la publicación de lasTheorien über den Mehrwert, o de los Grundrisse: su aparición proporcionó nuevos instrumentos indispensables para la comprensión crítica del pensamiento del autor, cambiando el objeto de la investigación y sancionando definitivamente la implausibilidad de algunas interpretaciones precedentes.
Por éste y otros motivos lo que sucede en Alemania desde 1975 tiene un significado fundamental para toda la exégesis marxiana. Se trata de la publicación completa de todas las obras y en todos los niveles de su desarrollo, de los dos autores alemanes. El nombre del proyecto es Marx-Engels-Gesamtausgabe (MEGA2) y las novedades son tales y tantas que acreditan cuanto se ha dicho en el título, esto es, que nos encontramos ante un momento de ruptura: el objeto de investigación se ha visto modificado por la publicación de una parte fundamental del legado que hasta hoy era inaccesible. Se puede aventurar el término de «revolución científica».
A continuación se suministra información básica para entender la naturaleza de un proyecto tan importante como poco conocido en nuestro país, trazando una breve historia (§§ I-III) y dando algunas indicaciones generales sobre los resultados obtenidos (§§ IV-V). Uno de los resultados más importantes de la exégesis filológica que quizás conviene advertir es que es sólo a partir del Manuscrito 1857-8 (Los Grundisse) cuando Marx posee una teoría del valor propia; que aún no se había elaborado a principios de los años 50, cuando retomó los estudios de economía en Londres. Prueba de ello, en Italia, son los pocos textos traducidos de la Marx-Engels-Forschung, que han tenido además una difusión limitada. Este análisis de la «cesura» subraya la voluntad editorial de los redactores de la MEGA de privilegiar la conclusión de la II sección de la obra dedicada al Capital y a los trabajos preparatorios.
Así las cosas, la concepción de la historia del Manifiesto no puede ser más que un esbozo, una gran línea ideal del curso histórico donde todavía no se tiene una teoría orgánica de la sucesión de las formaciones socioeconómicas.
Por lo demás, dicha teoría ni siquiera se posee con el Capital, donde sin embargo se sientan las bases para comprender el modo de producción capitalista a través de la elaboración de la teoría del valor en su estructura compleja.
A fin de cuentas, con la perspectiva de un siglo, la investigación filológica no ha hecho más que dar la razón a Labriola quien, en su escrito In memoria del Manifesto dei comunisti, ya evidenciaba cómo en esta obra de Marx y Engels no existía una teoría de la historia más que a nivel «intuitivo». Y el retorno al Capital, como punto de partida para la comprensión de la filosofía marxiana, en el debate iniciado en la postguerra, es un mérito atribuible a Luporini, reconociendo así su deuda con Labriola. Ello no significa que los autores aquí citados hubieran cerrado el debate, sino que habían entendido por qué nodos cruciales se habría desarrollado.
Por lo demás, una «política» sólo puede desarrollarse sobre la base de una teoría que comprenda la formación socioeconómica a la que se refiere y ésta no existe en el Manifiesto porque falta la teoría del valor. Todas estas consideraciones se fundamentan en la publicación de la MEGA2 y en estudios ya realizados en torno a ella. Veamos entonces brevemente de qué se trata.
Artículo editado en colaboración con la revista Laberinto 

No comments:

Post a Comment